Oratoria: Raíces Griegas y Latinas que Forman Miles de Palabras

Enriquece tu Vocabulario

Muchos hispano parlantes ignoramos que, con el conocimiento de unos pocos fonemas, podemos incrementar nuestro vocabulario en varios miles de palabras de la noche a la mañana.  Esos fonemas reciben el nombre de raíces y pueden ubicarse, antes, en medio o al final de las palabras, asignándoles un significado  diferente según el caso. Su nombre técnico es afijos.  Si se ubican antes reciben el nombre de prefijos.  En cambio, si por el contrario, aparecen al final, se denominan sufijos; en el medio, los llamamos infijos.

Hoy quiero que incursiones en el Anexo 5 : SEMÁNTICA Y ETIMOLOGÍA de mi libro Oratoria Práctica Aplicada, cuyo primer capítulo podrás adquirir GRATIS si te inscribes en la Comunidad Internacional Hablar Para Triunfar.  https://www.facebook.com/pg/RickyFunesCoachInternacionalEnOratoria/posts/

El griego y el latín son las dos grandes fuentes de nuestro idioma. El estudio profundo de las raíces que formaron el castellano incrementará notablemente nuestro vocabulario. Víctor H. Álvarez Chávez menciona, en su libro “Técnicas de la Comunicación Oral y la Persuasión, “que un importante filólogo ha demostrado cómo, con el conocimiento de treinta y cuatro elementos -raíces griegas y latinas- pueden comprenderse cien mil palabras del diccionario y catorce mil de uso cotidiano. Por ejemplo la raíz BI (que significa dos) está en noventa y ocho palabras. Veamos algunas: bizcocho (horneado dos veces), bimestre (dos meses), bisabuelo (dos veces abuelo), etc.”.
Gran cantidad de tecnicismos proceden de las lenguas clásicas por derivación: ya sea por prefijación, o bien por sufijación.
Este mismo autor nos brinda algunos ejemplos de cómo con el conocimiento de los prefijos greco-latinos podemos descubrir voces propias de la innovación tecnicista:
a, privativa: a-fónico “sin voz”; a-nemia “sin sangre”. ad, proximidad: adjuntar, “acompañar”. ana, contra: anacrónico, “contra el tiempo, que adolece de error en el tiempo”. epi, sobre: epidemia, “sobre el pueblo”, enfermedad que aflige temporalmente a una región. eti (gr.aitía) causa: etiología, “estudio de las causas de las cosas”. eu, bien: eufonía “buen sonido”. fil (gr.philos, amigo): filosofía, “amor a la sabiduría”. hemi (gr.hemi, medio): hemiplejía, “parálisis de una parte del cuerpo”. hiper, exceso: sobre, hipérbole “exageración”, hipertensión “tensión excesiva”. hipo (gr.hypo, debajo): hipotenso “que tiene reducida la tensión sanguínea”. ideo, propio ideología: “índole, temperamento”. iso, igual: isoformo “de igual forma”. log, palabra: razón, logogrifo “difícil de entender”. macr (gr. makros, grande): macrocosmos “universo”. mega (gr. megas): megalomanía “delirio de grandeza”. micr (gr. mikros, pequeño): microbús “autobús pequeño”. mio (gr. mys, músculo): mialgia “dolor muscular”. olig (gr.óligos, poco): oligarquía “gobierno de unos pocos”. pan, todo: pantomima “que lo imita todo”. pato (gr. pathos, enfermedad): patología “tratado de las enfermedades”. peri, alrededor: periscopio “aparato para mirar alrededor”; poli, mucho: poliarquía “gobierno de muchos”. sem (gr. sema, señal): semáforo “poste de señalar en el cruce de las calles”. taqui (gr. tachis, veloz): taquigrafía “escritura rápida”.
Adjuntamos a este anexo una lista con las etimologías básicas, para su detallado estudio. (Ver Libro Oratoria Práctica Aplicada).

Si practicas todas las semanas, notarás un cambio milagroso en tu vocabulario diario.  Haz la prueba y coméntanos.  Pero cuidado, no es para que hables en difícil a partir de hoy, sino para que aumentes de manera exponencial tu nivel de comprensión de textos y conocimientos.  Los grandes sabios son aquellos que hablan con mayor sencillez.

Hasta nuestro próximo encuentro.

Oratoria: Errores del Orador II

¿Has Cometido Estos Errores Alguna Vez? 

Me gustaría saber cuáles errores has detectado en otros oradores cuando asististe últimamente a charlas o conferencias.  Es importante que aprendas a diferenciar los buenos disertantes de aquellos que solo mueven la boca y lanzan una caterva de datos e información inconexa.

Trata de evitar estos vicios cuando tengas que hacer tu próxima presentación.

Nos vemos pronto.

Oratoria: Errores del Orador I

“Nunca Cometas estos Errores al Hablar en Público”

Existe un axioma universal que reza: “Errar es Humano”.  Es cierto, toda persona que está frente a un público es un ser humano y no un robot.  Eso lo autoriza a cometer algunos yerros, pero no por eso nos podemos dar el lujo de cometer una serie de errores que son patrimonio de los oradores  novatos e inexpertos o también de aquellos que no sienten respeto por su público.  Entérate de cuáles son.

Nunca cometas estos errores al hablar en público.

Hasta la próxima.

Señales Batuta: Cuidado, Tu Cuerpo Habla

ORATORIA: HABLÁ CON TU CUERPO

 Oratoria es un arte.  El orador avezado sabe positivamente que al pararse frente a un público producirá cuatro tipos de impacto.  El éxito o fracaso de la disertación va a estar dado por la sumatoria de esos cuatro impactos.  El día en que tomé conciencia de esta realidad cambió mi vida como orador.  Esos cuatro impactos que veremos en futuros posts y tratamos en nuestros seminarios y cursos son: impacto VISUAL, impacto VERBAL, impacto DE CLARIDAD e impacto DE CONEXIÓN.   Todos son importantes.

En este post me quiero referir al primero de esos IMPACTOS, el visual: cómo me ven, cómo aparezco.  Los integrantes del público, en solo siete segundos, scanean al orador.  realizan una primera inspección sobre su higiene aparente, su vestuario y su acción, dada ésta por el movimiento, su lenguaje corporal y la expresión facial. Son siete segundos fatales que llevan al público a emitir su primer veredicto: “me gusta o no me gusta” este orador; sigo prestando atención o no.   Hemos comentado en otras publicaciones que cuando disertamos, el 10% llega a través de nuestras palabras, el 40% medante el l tono y el 50% restante a través de la acción, en la que prevalece nuestro lenguaje corporal.

Y es tan importante el lenguaje corporal, que hoy quiero compartir un video  sobre un debate entre George Bush (padre) y Bill Clinton durante la campaña presidencial en los Estados Unidos.  Tuvo lugar el 15 de octubre de 1992.Oratoria lenguaje corporal
Hablar en Público es un arte.   Tenés que dominarlo.  Evitá que te pase lo que le pasó a G. Bush cuando, luego de una pregunta, inconcientemente (?) miró su reloj.  Nuestro cuerpo emite en todo momento lo que en oratoria se denominan señales batuta.  la señal de Bush, en este caso, fue “¿cuánto falta?” o “¿qué hora es?”, “me quiero ir”.  Típico síndrome de nerviosismo.  Tratemos de evitar esas señales corporales negativas.  Se puede. Es cuestión de práctica.  Decía Quintiliano: “El poeta nace, el orador se hace”.  Demóstenes lo logró.   Vos también podés.

Hasta el próximo post.