Oratoria: hablar y escuchar

Siempre cautiva cuando hablas y cautiva cuando escuchas

Dios nos proveyó de una boca y dos orejas.  Un buen orador no solo sabe hablar, sino también escuchar a su interlocutor.