Oratoria: Hablar Mal Puede Salir Muy Caro

 ORATORIA: “HABLAR PARA TRIUNFAR”
ALTO, NO HUYAS, TÚ PUEDES CAUTIVAR AL PÚBLICO CON TUS HISTORIAS


-“Ricky, me ascendieron en el trabajo, quiero renunciar YA MISMO”.

Esas fueron las entrecortadas palabras que mi amiga Sabrina pronunció en la sala de espera del Mc Carran International Airport de las Vegas. Estaba a punto de abordar un avión con rumbo a Argentina y ella volaba a New York. No salía de mi asombro; la ascendían y renunciaba. Renunciaba a una mejor paga, un mejor puesto de trabajo, un mejor horario, una confortable e iluminada oficina. Incomprensible. Lo comprendí cuando, al tratar de aclarar mi confusión mental, agregó: -“Debo renunciar porque ese puesto implica capacitar diariamente al personal a mi cargo; me aterroriza pararme frente a un público, no me salen palabras, tiemblo, transpiro, prefiero morir o renunciar, no me queda otro camino, no puedo hacerlo”. Mi respuesta fue instantánea: -“Ni se te ocurra Sabrina, tú puedes. Sólo tienes que prepararte como se preparó Demóstenes y podrás cautivar a cualquier audiencia con tus historias y charlas carismáticas”. Y así fue, se preparó y continuó ascendiendo en su carrera gracias al dominio del arte de hablar en público. No sé si logro superar a Demóstenes que fue uno de los más encumbrados oradores de la historia, pero hizo una carrera meteórica. El único consejo que le di fue que asista a una escuela o academia en la cual no le digan sólo lo que tiene qué hacer para hablar mejor, sino también cómo hacerlo.

¿Cuál es tu postura si en este momento te solicitan dar una charla frente a una veintena de personas?

Debo confesar que el 85% de las personas sufrimos cierta dosis de MIEDO ORATORIO, el otro 15% miente. No temamos ni nos avergoncemos por sentir ese cosquilleo en el estómago (son mariposas vivas) previo a nuestras charlas. Diría que hasta es necesario, porque será el click para que segreguemos un poco de adrenalina para enfrentar el desafío. Jamás lo reduciremos a cero, pero los buenos oradores, con las técnicas apropiadas, logran controlarlo. Tú también podrás hacerlo si te lo propones.

En este PDF no podremos ver todas las técnicas o herramientas que necesitas para ser un buen orador u oradora. Ni tampoco podremos ver en detalle los SECRETOS de las dos grandes áreas que debes dominar: el CONTENIDO y la ENTREGA, dos áreas críticas que debe manejar con maestría toda persona que quiere ser un orador y líder carismático.

A modo de BONO EXTRA, pero sin entrar en detalle dejaré aquí algunas herramientas para que te lleves a casa y las practiques. Cuando hablo de CONTENIDO me refiero al QUÉ DIGO, mientras que cuando hablo de ENTREGA, aquí se trata de CÓMO LO DIGO.

Aquí tienes algunas cosas o puntos a tener en cuenta durante la etapa de ENTREGA de tu charla:


Te propongo que la próxima vez que asistas a una presentación, charla o conferencia prestes mucha atención a los buenos oradores. Ellos te mirarán a los ojos mientras hablan contigo, sus manos y cara acompañarán en todo momento su pensamiento. El ritmo del habla será variado y no monótono. Emplearán un lenguaje simple para poder ser entendidos y aceptados, no pronunciarán las denominadas palabras prohibidas, entre ellas YO-YO-YO-YO. Tampoco pronunciarán las indeseables muletillas: eh, emmm, este. Hablarán con mucha pasión y energía, dominarán las pausas y silencios de tal manera que te harán desear saber qué sigue y por sobre todas las cosas, cometerán alguno que otro error porque son seres humanos como tú.

La gente no quiere un robot disertando, quiere una persona de carne y hueso, que ríe, llora, y siente lo mismo que tú. No lo olvides.

Ricky Funes, Coach Internacional en Oratoria, discípulo de:

Mark Brown

Autor: Ricky Funes

Coach Internacional en Oratoria